—Yo no me sorprendo de nada porque sé de lo que estamos tratando. Sé además que lo que te molesta no es el precio que vas a pagar por mí sino el mismo hecho de tener que negociar por vivir conmigo y sacarme de aquel tugurio de lujuria y corrupción. […]

—Gracias de nuevo, Armando. Por favor, déjame pensar con la cabeza fría. Veamos, a pesar de tu amable ofrecimiento, yo no puedo llegar a «Le Paradis» esta noche y de repente, soltarle a Giselle que ya no cuente más conmigo. En el mundo de la prostitución, las cosas no son […]

—¿Eh? ¿Cómo? —intervino una ojiplática Eva ante la propuesta del hombre—. Vaya, ahora entiendo esa expresión de seriedad en tu rostro. Bien, compruebo que has apostado fuerte en este juego. Parece como una lucha entre las emociones y la razón, a ver quién de las dos gana un reñido pulso. […]

Esa comida tan especial transcurrió entre sonrisas, besos y miradas cómplices. Realmente, parecían dos adolescentes enamorados. Llegados los postres, la conversación se volvió más trascendente. —Eva, una cuestión importante. ¿Tú crees que somos conscientes de lo que hemos hecho? —Ja, ja… qué previsible, cariño. Sabía que a lo largo de […]

—Y ¿qué significa eso relatado con tanta grandilocuencia? —Bien, te seré franco, Eva. ¿Te gusta esta casa? —¿Gustar? Esto no lo sueña ni una princesa. —Vale. Y ¿te gusta esta zona de Madrid? —Es solo para elegidos. —¿Te complace que yo sea un hombre de negocios, un buen empresario, una […]

—Estoy deslumbrada, lo confieso. Esto es como un palacete y tú debes vivir aquí como un príncipe o algo parecido. Increíble, solo para tu disfrute. —Eh, tranquila. No te ofusques por lo material. Esta casa es solo una parte de mi vida, pero no lo es todo. Y, además, no […]

—Seré una pesada, Madame, pero… ¿cuándo notaré esa mejora en mi situación? —Cuando me traigas información veraz. Si lo que me cuentas son tonterías, no te servirá de nada. Ya sabes cómo es este trabajo y lo que te he pedido. Así que… —De acuerdo. Haré una labor de inteligencia […]

—Así me gusta, Jessica. Todavía no sabes lo que te voy a pedir y ya me has dado el sí. Esa es la verdadera lealtad, la que te apoya con independencia de lo que se pida. Me has alegrado la noche; sublime, por eso hay que pagar tu actitud. Tómate […]

—Cuidado con lo que tramas, chiquilla. No te rías de una veterana como yo o te costará caro. Tú, una vulgar empleada y me vas a echar un pulso… ¿a mí? ¿Qué te has creído, lista? —añadió Giselle mientras que le volvía a tirar del pelo a la joven—. Maldita […]

Pasado un rato, Madame Giselle permanecía sentada en la mesa número cuatro mientras que apuraba otra copa de champagne. Algo pasaba en su cabeza que la hacía notarse intranquila. Al poco, Eva apareció por allí. —¿Me invita a una copa, Madame? —Anda, siéntate. Está bien. Te he mandado llamar para […]