—¿Eh? —exclamó de repente la joven—. Pero si vives en la parte más noble de Madrid… Vaya, a veces he paseado por el barrio de Salamanca y me parecía una zona tan hermosa, con esos edificios amplios, tan altos, con esos jardines tan bien cuidados y perdía tanto tiempo contemplando […]

—Tienes toda la razón, Eva. Es más, añadiré algo: no creo que vuelva por aquí. La reacción de la veinteañera resultó inaudita tras escuchar el mensaje de Armando. Se levantó de repente del sofá, se sentó con lentitud en la cama y tratando de disimular unas lágrimas que caían por […]

—Increíble, aunque ya me había fijado en la ausencia de anillo en tu mano. De todos modos, eso no significa nada. Hay caballeros que antes de entrar aquí, se desprenden de esos objetos que delatan su estado civil o que les incomodan. En serio, Armando… ¿es cierto que no estás […]

—Mira, no soy tonta ni pretendo parecerlo. A un hombre tan guapo y tan galán como tú, le estará esperando una bella dama en su hogar. No te estoy juzgando, simplemente es lo habitual en buena parte de los tíos que aparecen por aquí a desfogarse. Es más, tras varios […]

—Es muy simple, Eva. En cuanto te vi descender por las escaleras, no sé lo que me ocurrió, pero confieso que se me incendió el corazón —admitió el emocionado hombre—. ¿Por qué te iba a mentir? Además ¿qué ganaría yo al engañarte? Es la pura y clara verdad. Eso es […]

¿QUIÉN DIJO MIEDO? De tu mano, imposible el temor porque sufrí decepciones, me hallaste porque dudas viví, te fijaste en mí Sin llamar a la puerta desnuda me abriste tu hogar y tu corazón encendido latió en la noche En mi soledad, una voz gritó «llámala» de esperanza y fuego […]

Una vez acomodada la pareja en el confortable sofá que existía junto a la cama de aquel lujoso cuarto… —¡Vaya con «Le Paradis»! —comentó un sorprendido Armando—. Este lugar no debe ser barato, desde luego. Me gusta lo suntuoso de su estilo. Cualquiera diría que uno se encuentra en un […]

—Lo siento, señor —contestó con retraimiento Eva—. Perdone por mi actitud, pero esta noche me siento algo inquieta. Sin embargo, cumpliré con mi trabajo. Hay que ser profesional. Lo que pasa es que percibo que usted es alguien, alguien… bastante especial. Se lo confieso: no tiene usted el perfil del […]

—Bien, Armando, hagamos una apuesta. Cuando acabe con la faena en la habitación que le están preparando, yo le veré bajar por las escaleras con su chica cogida de la mano, esa jovencita que ahora le voy a recomendar. Estoy segura que luego, los dos se tomarán una botella de […]

—¿Es usted del país vecino, Madame? —Oui, qué observador. Mire que llevo años en España, pero se ve que el acento de donde nací es imposible de quitar. De todas formas, me viene muy bien para alternar. Resulta como exótico, atractivo, diría yo. Me da igual si el negocio tiene […]