Y transcurrieron los meses y una mañana, cuando reflexionaba en medio de las bajas temperaturas sobre el sentido de aquella prueba tan singular, un hombre vestido con elegantes ropajes se paró delante de ella, se arrodilló hasta ponerse a su altura y le habló: —Joven mendiga, permitid […]