—Pero…bueno, ¿qué es este cuchicheo en mi salón? A ver ¿qué hacéis aquí y de qué habláis? ¿Es que no es la hora de vuestro descanso? Luego de fijarse bien en los rostros… —¿Cómo? Anda, pero si ha regresado la oveja perdida —manifestó con gran sorpresa la Madame—. ¡Vaya con […]

—Y yo que sé, Jessica —expresó la chica moviendo sus manos compasadamente—. —Pues ya te podría haber avisado de sus intenciones con anticipación, el muy malvado. Si no quería hijos, que lo hubiese manifestado claramente desde el inicio, caramba. —Cierto. Si me lo hubiese advertido habría sido mucho más escrupulosa. […]

—Pero… bueno… ¿qué horas son estas? —afirmó una joven con cara de sueño y enfado—. ¿Es que no ha visto usted el horario en la puerta, por Dios? —Perdona, Jessica. Buenos días. ¿Cómo estás, amiga? —Pero… ¿cómo es posible? Qué cambiada estás, cariño. ¿Qué diablos te pasó? Ay, mi Eva. […]

—Es perfecto. ¿Ve? Ya casi le tenemos: Martín San Blas. Nos restaría el segundo apellido. ¿Qué opina, madre? —Pues sigo bloqueada. No se me ocurre nada; pero… un momento —dijo pensativa la superiora—. He tenido una idea que no es original, pero que nos puede servir. Cuando salga, consulte cuál […]

Un día del mes de febrero de 1971, en un convento del centro de Madrid… —Hermana Virginia, pase, quería decirle algo. —Dígame, madre —expresó una monja de bello y joven aspecto. —¿Sabe por qué la elegí de entre todas para hacerse cargo del niño? —Supongo que se debe a que […]

POR UN BESO Mi vida solo por un beso de tus labios de rosa y miel consagren de vértigo mi piel dolor y velas por tu regreso Que tú te fuiste sin despedirte y al irte, me quedé sin sombra y escapándote en tu alfombra me dejaste sin luz para […]

En las siguientes jornadas la situación de la pareja continuó deteriorándose, conforme el hombre veía pasar las fechas y comprobaba que la mujer no pensaba en ningún caso en abortar. El crecimiento lento, pero incontenible de la barriguita de la chica ponía de los nervios al empresario mientras que su […]

—Perdona, cariño, pero has mencionado la palabra «error» —afirmó la mujer levantándose del sofá—. —Sí —respondió con sequedad el hombre—. ¿Acaso preferirías un término más refinado como «negligencia»? —Es que no te comprendo, mi amor. Una vida es una vida, la plenitud llevada a su máxima significación. Te puede gustar […]

—Ahora que hablas de bendiciones, Eva, ¿cómo funciona tu mente en tu nueva situación? Desde enero te has alejado para siempre de una labor penosa que te absorbía. Es verdad que no ha pasado mucho tiempo, pero me gustaría conocer lo que pasa por tu pensamiento con tu nueva vida, […]

—¿Lo ve? Tómese el tiempo que necesite. Cuéntelo. Así ambos nos quedaremos más tranquilos. Si no me he equivocado, en ese sobre debería haber doscientas cincuenta mil pesetas. —¿Ya estamos? ¿No pensará que se va a llevar a Eva por la mitad del valor que hemos acordado? ¿O cree acaso […]