PROSA POÉTICA ♒ «DISTANCIA»

  Quem fala por mim?  
É meu próprio espírito?
É o amigo invisível de todos os dias da minha vida?
 
  ¿Quién habla por mí? 
¿Es mi propio espíritu? 
¿Es el amigo invisible de todos los días de mi vida?
 
 
“DISTANCIA”
 
 
¿Qué es la distancia?
¿Un instante o la eternidad?
¿Un mundo sin habla o un océano sin olas?
¿Quién marca nuestras latitudes?
¿Dios? ¿Nuestros actos?
¿Nuestras ilusiones o nuestras voluntades?
 
 
¿Qué es la distancia?
Un susurro de frialdad, un desafecto no entendido…
Tal vez versos pero de dos lenguas, que casi coinciden,
pero que no riman… por ahora… por la malvada distancia,
palabras que no han terminado cuando otras han empezado a vibrar,
pensamientos lanzados al aire
que no encuentran oído en el alma imaginada…
 
 
Me siento tan distante… tan triste… ¿o no es lo mismo?
Mas no son las longitudes las que vierten mi pena
en forma de delicadas lágrimas que resbalan confusas de mis ojos, no.
Es la emoción de no verte pero sentirte casi en mis labios, maldita lejanía.
De no ser ciego y no poder contemplar los pliegues de tu piel,
de no estar sordo y tan solo escuchar el grito de la nada.
 
 
Mis latidos ya no me sostienen, ya no me bastan
porque ansío vivir acompasado a los sones de nuestros corazones.
¡Dios, cuánto me marca la distancia!
Y sin embargo, te palpo en mi sangre circulando,
en mis poros cuando destilo la esperanza,  
cuando existir es tan solo caminar juntos…
 
 
Con una noche sería feliz ¡qué digo, mi musa!
Una hora me alcanzaría, con tu breve aliento me repondría…
pero sin este alejamiento que calcina mis pulmones,
solo cuando tu mirada me atrapa pero desde lo invisible.
 
 
¿Qué es la distancia?
No son leguas de tierra desandadas, de recuerdos ya pasados,
no son millas de agua no surcadas, emociones ya vividas…
Es la timidez del hombre convertido en cándido chiquillo,
es el fluido de un sueño que quiere solidificarse,
para ser tocado, para ser acariciado desde las entrañas desnudas,
allí donde mora la verdad subjetiva, pero feliz por compartida.
 
 
Ahora todo lo comprendo,
la distancia vuela por los aires, quisiera atraparla
para estrujarla entre mis dedos,
pero se me escapa como las fantasías del niño cuando crece y llora.
La distancia es pensar en ti sin que tú me pienses,
respirar por ti sin que tú me mires,  para rasgar mi alma de júbilo.
 
 
¿Qué es la distancia?
Escribir por ti sin que tú me leas,
expresarme sin que tú me comprendas,
llamarte y que el eco del vacío me responda con su aterrador murmullo,
el de la soledad, esa que anhelo aniquilar…
desde la distancia.
 
 
 
© 2015 José Manuel Fernández 
 
 
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *