4

—Cuando queráis —expresó con rostro de entusiasmo Hipólito—. Sin embargo, hagamos antes un pequeño descanso. Vayamos los tres a la cocina y preparemos todo esto que habéis traído para cenar. Seguro que vuestras narraciones se volverán aún más interesantes mientras que degustamos estos buenos alimentos. Y la noche se desenvolvió […]