—Pues elige una —argumentó Viktor mientras abría sus brazos—. Será lo más fácil. —Sí, llevas razón. Quisiera referirme a una cuestión que me angustia bastante. ¿Cuánto tiempo llevo muerto? —¡Eh, magnífica consulta! Te confesaré algo: con frecuencia, me encuentro con pacientes que ni siquiera saben de su nuevo estado. En […]